“Nos sentimos orgullosos de representar a la FICA y hacer algo valioso en un lugar tan lejano”

Desde la República de Angola, el docente de la FICA Osvaldo Andrés Barbosa habló con Radio de la UNSL sobre una tarea especial que tiene a cargo junto con el ingeniero agrónomo Daniel Alberto Riscoso: el montaje de un laboratorio de estudio de suelos en el país sudafricano.

Barbosa y Riscosa, integrantes del Laboratorio de Suelos y Aguas del Departamento de Ciencias Agropecuarias, de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Agropecuarias, fueron invitados por el gobierno de Angola para llevar acabo el montaje del laboratorio en el Instituto Medio Agrario de Missombo, contigua a la ciudad capital de Menongue, provincia de Cuando Cubango.

“Esta propuesta surgió a fines de diciembre pasado y, gracias a las autoridades de la UNSL y de la FICA, rápidamente se completaron las gestiones y los trámites para que hoy podamos estar haciendo esta tarea, por la cual nos sentimos muy orgullosos, ya que estamos representando a la facultad haciendo algo valioso en un lugar tan lejano”, comentó.

“Angola es un gran país, con una superficie de un poco más de 1.250.000 hectáreas, es casi la mitad de la Argentina. Limita con otros grandes países, como Namibia, Zambia, República Democrática del Congo, y hacia el oeste el océano Atlántico. Tiene muchas potencialidades para aprovecharlas”, señaló.

“En el caso de nuestra tarea, el país tiene un solo laboratorio funcionando cerca de la capital, que está muy lejos de aquí, por eso el gobernador quiero ponerlo en funcionamiento, considerando que la zona cuenta con posibilidades agropecuarias”, remarcó.

Contó que, además de la instalación del laboratorio, otro de los temas que conversó con el gobernador de Menongue fue la posibilidad de avanzar un convenio para que los alumnos y docentes de la FICA puedan visitar el país sudafricano.

“Este es un país con clima especial, casi subtropical, con una altura promedio de 1.100 metros sobre el nivel del mar. Además, con una amplitud térmica interesante. Se adapta a muchos cultivos, como girasol, soja o maíz; y a frutos tropicales, como banana o cacao. Está surcado por 32 ríos, es decir, cuenta con mucha afluencia de agua”, explicó.

“Pese a esas características, tales posibilidades no están aprovechadas, ya que bien podría ser una importante zona productiva agropecuaria. También hay que tener en cuenta que está rodeada por países, especialmente al sur, que son desérticos, y sería una salida muy viable para sus productos”, añadió.

“En el lugar donde se está montando el laboratorio no hay universidades cerca, la única está a 500 kilómetros. Por eso, quieren en el futuro terminar de especializarlo y crear aquí una universidad. Nosotros tenemos la posibilidad de acompañarlos en este crecimiento”, proyectó.

Capacitación

Barbosa relató que, además de montar el laboratorio y poner los equipos en funcionamiento, el gobierno de Angola los invitó a dictar cursos de capacitación dirigido a quienes van a estar a cargo del laboratorio. “Es una tarea que ya estamos realizando en temas sobre el suelo que existe en la zona que, si lo tenemos que comparar, es similar al de Misiones en Argentina, que tienen sus problemas: son ácidos, no hay buena disponibilidad de nutrientes, no son tan fértiles como los de la Pampa Húmeda, y para aprovecharlos se eso necesita de conocimientos”.

“Por eso, estamos colocándolos a lo que es la vanguardia de nuestros conocimientos sobre estos tipos de suelos. En cuanto al laboratorio, igualmente la capacitación se enfoca en temas como el manejo de drogas para que tengan el mejor de los éxitos cuando nosotros nos vayamos”, afirmó.

Barbosa regresa a Argentina el 28 de febrero, en tanto Riscosa permanecerá en Angola cuatro meses “terminando con la instalación del laboratorio y con la docencia sobre laboratorista. Yo vuelvo a para el 3 o 4 de mayo con el fin de hacer una evaluación del trabajo”.

Post Author: Redacción Radio UNSL