“Tenemos el compromiso de no llegar tarde con las obras, de adelantarnos a las demandas”

En la Residencia Estudiantil del campus del Centro Universitario Villa Mercedes se inauguraron nuevas obras de infraestructura, entre ellas, la extensión de las redes y reparación del sistema cloacal para las viviendas de los estudiantes y los edificios de servicios. Fue en respuesta a uno de los pedidos de los chicos/as que habitan las residencias.

“Siempre surgen problemas de gestión por las cuales se llega tarde a las necesidades. Con estas obras, difíciles de llevar adelante en las gestiones porque son proyectos que no se ven, lo que nos hemos propuesto es asumir el compromiso de pasar a la ofensiva de las situaciones”, sostuvo el rector de la UNSL, Víctor Moriñigo durante la inauguración de las obras, en la tarde del miércoles 23 de marzo pasado.

El rector se refirió a planes que lleva adelante la Universidad para anticiparse a los pedidos de los estudiantes. En ese marco, anunció la compra de aire acondicionado y calefactores para las residencias, entre otros equipamientos: “no queremos llegar tarde; que los chicos ya no tengan que pedir; que seamos nosotros los que nos adelantemos a las respuestas; que estamos más cerca de ellos”, dijo.

La actividad, que se desarrolló en uno de los edificios de servicio, el comedor de la residencia –debido a las condiciones climáticas que de desataron en la tarde del miércoles- contó con la presencia del titular de la secretaría de Asuntos Estudiantiles y Bienestar Universitario, Jorge Sosa, estudiantes y nodocentes.

La obra “Instalación Cloacal Residencias Universitarias Villa Mercedes”, contó con un presupuesto total de $ 1.728.657,36, ejecutada por la empresa Cobarrubia Esteban Eduardo consistió en la construcción de un nuevo sistema cloacal, desde la salida de cada edificio hasta las conexiones a la red troncal existente y la reparación de las instalaciones de las 9 unidades de las residencias estudiantiles más los edificios de servicios, contemplando excavaciones, tendido de cañerías, relleno, cámaras, conexiones y todos los trabajos necesarios para el óptimo funcionamiento de la red cloacal, garantizando el eficiente uso de las instalaciones para los residentes.

“Las universidades siempre están deuda con las residencias. Este país pudo hacer inversiones para estas viviendas dedicadas a los estudiantes por la década del ’80. Estas obras implican un gran costo, ojalá que por estos años podamos encontrar el socio a nivel privado para saldar parte de esta deuda con los chicos, que necesitan además de las becas para vivir y estudiar”, añadió Moriñigo.

“Ojalá que encuentren en la universidad las mejores respuestas en cuanto a las condiciones de habitabilidad. Sabemos que no es fácil cambiar de un año para el otro, pero nos hemos comprometido a anticiparnos a las demandas”, remarcó.

Por su parte, Jorge Sosa destacó que los trabajos, pese a las dificultades que se presentaron sobre la marcha, pudieron concretarse y así “responder a un pedido que nos hicieron llegar los chicos de la Residencia, para darles un servicio social y mejorarles las condiciones de habitabilidad en las viviendas”.

Contó que, al mismo tiempo, debido a la pandemia, “los chicos, al estar alejados, no pudieron hacer los mantenimientos en el lugar. Por eso, propusimos, al mismo tiempo, un plan de mejoras en la infraestructura. Por suerte, todo pudo avanzar gracias al esfuerzo de la gestión, de los estudiantes y de la gente de la empresa. Por todo eso, hoy podemos estas obras, en medio de varias mejoras, que hacía seis años que los estudiantes venían pidiendo”.

“Esperamos seguir dando buenas noticias para las obras que faltan y que las residencias sean un ambiente donde los estudiantes puedan vivir con las condiciones que necesitan”, agregó.

Post Author: Redacción Radio UNSL