Nodocente de la UNSL y bombero voluntario: “Combatir los incendios en Corrientes fue una experiencia imborrable”

El martes 22 de febrero, junto con 6 bomberos voluntarios del cuartel de El Fortín, y delegaciones de otros destacamentos sanluiseños, Andrés Rosales viajó hasta Corrientes para cumplir con una vocación que no ha abandonado desde niño: ayudar al prójimo. En este caso, su tarea fue colaborar para combatir los voraces incendios en la provincia de corrientes.

En esa provincia del litoral, más exactamente en los Esteros del Iberá, colonia Carlos Pellegrini, Rosales estuvo desde el martes 22 de febrero hasta el sábado 26, viviendo una “experiencia imborrable”, tal como la calificó en una nota en Radio de la UNSL en Villa Mercedes.

Rosales tiene 28 años, es nodocente del Centro Universitario Villa Mercedes de la Universidad Nacional de San Luis. Hace 5 años que decidió enlistarse como bombero voluntario en el Cartel de El Fortín, pero su vocación de servicio viene desde niño, según contó: “Para mí fue hacer lo que siempre me apasionó, servir a los demás sin esperar nada a cambio”.

El joven ya había tenido experiencia en extinción de incendios en la zona de Villa Mercedes, pero nunca había salido de la provincia para cumplir con esa tarea. “No fue muy distinto el trabajo. El terreno es muy llano, como acá. Mucha sequía, algo de vegetación distinta, pero el fuego es fuego y el viento lo complica todo siempre”, comentó.

Recordó el alivio que trajo la lluvia del jueves 24: “fue una fiesta. La gente celebró la lluvia que cayó durante una hora y luego volvió por la noche”.

Junto con los bomberos que fueron de los cuarteles de Justo Daract, Trapiche, Cortaderas, Tilisarao, Merlo, Batavia y Buena Esperanza, Rosales permaneció en la zona de Colina Carlos Pellegrini, en la provincia Corrientes, hasta que regresó a San Luis. El domingo 27 de febrero fueron recibidos en Merlo por vecinos y autoridades del gobierno, con homenajes y saludos de bienvenida.

“Cuando uno va a combatir incendios trabaja las horas necesarias, a veces está 8 o 10 horas seguidas. Se toma un tiempo para comer o te llevan la comida al lugar. Hay turnos para descansar y después seguir. Lo que pasa es que el fuego no da tregua…Cuando trabajamos hay un encargado de informarnos permanentemente el estado de situación en cuanto a la rotación del viento, el avance de los frentes de fuero y otros datos para mantenernos permanentemente en alerta”, explicó.

En esas situaciones, los bomberos atraviesas situaciones complicadas: “A veces ocurren circunstancias difíciles. Cuando, por la acción del fuego o del humo un bombero o un grupo se dispersa o se pierde, se debe parar toda la actuación para recuperar el personal. La consigna es: somos todos una familia, vamos juntos y volvemos todos juntos”.

Por eso, el bombero pidió a la población evitar todas las conductas que provocan incendios o bien agravan las situaciones cuando éstos se producen: “Siempre clamamos para que la gente no arroje residuos en los campos, que evite tirar botellas, ya sea de plástico o de vidrio, todo es material que produce combustión o puede aumentar las llamas. Deben tener en cuenta que nosotros dejamos la familia para ir a apagar los incendios y podemos tener accidentes”.

Post Author: Redacción Radio UNSL