“Es un ejemplo más de cómo el arte puede transformar los espacios y las poblaciones”

Patricia Pagnone Laven, artista villamercedina, fue una de las coordinadoras del “Mural más largo del mundo”, realizado en Posadas, Misiones.

La artista plástica, junto con el coordinador general del “Movimiento Internacional de Muralistas Italo Grassi”, Raúl Orozco, dialogaron con Radio de la UNSL en Villa Mercedes sobre la obra que coincidieron en llamarla la “obra del amor”, que “unificó dos culturas, la argentina y la paraguaya”.

“El proyecto fue presentado por la coordinadora de la región noreste del movimiento. La entidad binacional Yacyretá (EBY) decidió financiarlo. Entonces me convocaron para la realización del mural, para lo cual armé un equipo con cinco coordinadores y 30 artistas, además de contar con el apoyo de 10 artistas locales con el fin de llevar adelante esta obra en 15 días”, comentó Orozco.

Se trata de una obra ubicada en la frontera, entre Posadas (Misiones) y Encarnación (Paraguay). La temática abordada por los artistas, tanto de Argentina como de Paraguay, Perú y Bolivia, cuenta la historia de la zona desde los guaraníes y los jesuitas hasta la actualidad.

Los artistas finalizaron el mural, que consta de dos partes, en el tiempo propuesto y lograron que entrara en el récord Guinness ya que uno de sus tramos abarcó la superficie más grande del mundo pintada con lápiz negro: 150 metros cuadrados, superando a uno realizado en Colombia, de 87 metros cuadrados.

Pero, además, lograron algo mucho más transformador: “Esta obra se realizó porque, en determinado momento, le cortaba la visión de toda la población de Posadas al río, la gente realmente no lo quería. Nosotros lo transformamos en un muro del amor, con la interculturalidad entre Paraguay y Argentina. Entonces la gente empezó a formar parte del muro y hoy está lo han abrazado como un paseo. Fue asombroso”.

Lo que pasaba es que en el año 2014, la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) construyó un muro de hormigón de 4.000 metros de largo y cinco de alto en la frontera entre Posadas y Encarnación, lo que generó malestar entre los pobladores argentinos y paraguayos por considerarlo discriminatorio.

Patricia Pagone Laven destacó en ese sentido que el muro “es ejemplo más que cómo desde el arte se pueden transformar los espacios y las poblaciones”.

“Cuando llegamos nos encontramos realmente con el odio de la gente de Posadas con relación a ese muro, porque cuando se construyó fue algo muy controvertido. Pero a medida que fueron pasando los días y veían el trabajo que hacíamos, cómo el muro iba tomando otras formas y colores el mensaje transformó el discurso de la gente. Fue realmente asombroso ese proceso de cambio”, añadió.

 

Post Author: Redacción Radio UNSL