“En mi país no podemos seguir aceptando una constitución creada en la dictadura”

María Luisa Sáez nació en Chile, pero debió exiliarse a principio de los ‘80. Vino a Villa Mercedes donde forjó su vida. “Siempre vuelvo a mi país, donde tengo a mi familia…me causa mucho dolor lo que está pasando, pero a la vez esperanza”, dijo.

Durante los años de la dictadura en Chile, María Luisa fue detenida por su militancia política. “Era del Partido Comunista. Estuve presa entre los años ‘74 y ’76. Mi hijo mayor nació en la cárcel. Estaba en la panza cuando me detuvieron y salió caminando cuando me liberaron”, contó.

Pero su situación después de la cárcel fue igualmente dura: “no conseguía trabajo, porque los ex presos políticos no teníamos cabida en Chile, nadie nos daba lugar. Fue entonces que decidí venir a la Argentina, como lo hizo mucha gente. En mi caso, me radiqué en Villa mercedes, donde hice una nueva pareja y una nueva vida”.

“En Chile no hay servicios esenciales accesibles, todo es privado y muy caso. Estamos hablando de la salud, la educación, el agua…Existen clases sociales muy diferenciadas, muy demarcadas. Ni pensar en estudiar en niveles superiores. El que lo hace tiene endeudarse por más de 20 años. Para un hijo de padres obreros es imposible ir a la universidad”, comentó.

“Cada vez que veo cómo es la sociedad de Chile, me da mucha pena porque el clasismo y las condiciones económicas son muy terribles. Se privatizó todo, hasta las jubilaciones y las pensiones que son una miseria. Por ejemplo, una persona pensionada cobra 80 mil pesos chilenos, pero la boleta de luz de es de 40 mil pesos, la de agua de 30 mil, y después tenés rentas todos los meses y, si uno no paga, te terminan rematando la casa…”, expresó.

Explicó que toda esa situación “lamentablemente está respaldada en una constitución totalmente discriminadora, creada bajo la dictadura que nunca se pudo cambiar”.

“Si bien amo a Argentina, no puedo dejar de amar a mi Chile. Viajo seguido a ver a mi familia y me da mucha pena lo que está pasando ahora, pero a la vez me despierta esperanza de ver que después de 30 años puedan cambiar las cosas, porque un país no puede ser regido por una constitución creada en la dictadura, ésa es una de las grandes batallas”, añadió.

Contó que lo que ahora se ve como un estallido social “es realmente algo que se venía dando de manera silenciosa, pacífica, durante tres décadas, pero nunca los gobiernos escucharon a la gente. Recién ahora, cuando los estudiantes tomaron la delantera y fueron duramente reprimidos se hizo visible esta protesta”.

“Hoy en día Santiago y todo Chile está ardiendo, porque esa es la verdad. Hay barricadas, gente manifestándose. La televisión muestra lo peor de estas actividades, pero los reclamos son justos, conscientes y llevan muchos años”, remarcó.

Post Author: Redacción Radio UNSL