“Avanzamos en los criterios para la modificación del Código referido al arbolado urbano”

La UNSL, a través de la FICA, y la Municipalidad avanzaron en el trabajo conjunto para la modificación del Código Urbano. El objetivo es actualizar la normativa con relación a qué especies son las más adecuadas para el arbolado de la ciudad. “Ha sido un trabajo arduo, de mucha dedicación y participación, que finalmente llegó a un acuerdo para avanzar en la modificación de la legislación”, explicó la ingeniera Nora Andrada.

La profesora de Fitopatología de la carrera de Ingeniería Agronómica de la FICA y directora de los proyectos de Extensión de Arbolado Urbano, fue una de las que participó de la reunión que tuvo lugar este miércoles en el Campus Universitario, junto con la docente e investigadora Mirtha Gómez, por parte de la facultad. En tanto, por parte de la Municipalidad, asistieron Gerardo Martín, secretario de Producción y Medio Ambiente y Tecnología de la Municipalidad; Ema del Castello, César Debenettis, ingeniero Juan Marzur y Nicolás García del Castello, del área de Espacios Verdes.

“En el encuentro de hoy avanzamos en lo que es la modificación de la ordenanza de especies que se van a incluir en el Patrimonio de Arbolado Urbano. La Municipalidad está trabajando en la modificación de la ordenanza, en su actualización, específicamente en las especies que se van a incorporar o sacar del antiguo Código Urbano”, aclaró Andrada.

La FICA aportó estudios y relevamientos “sobre las justificaciones del por qué algunas especies sí y por qué otras no. En esta tarea las instituciones hicimos un arduo trabajo. También en su momento se convocó al INTA y al Colegio de Ingenieros Agrónomos, todas las entidades propusieron distintas especies, en función de diferentes criterios. En algunos casos coincidíamos y en otros no. Hoy acordamos definitivamente”.

“En cuanto a las especies que hemos trabajado –explicó- podemos decir que se ha tenido en cuenta el tipo de calle, vereda, avenida o pasaje; sus extensiones, si son angostas o anchas. Hemos considerado la disposición de las especies con relación a los puntos cardinales; también si levantan veredas; si, por el porte, interfieren en la circulación. Así, por ejemplo, consideramos que se mantienen en las veredas anchas especies como el plátano, la tipas y la sófora, entre otras; y en las veredas chicas, el ciruelo morado, el crespón, el frenos rojo; ya para las medianas la opción es mucho más amplia”.

En cuanto a las especies que se sacarían, comentó que, en algunos casos, se podrían suprimir del Código porque son susceptibles a enfermedades “como ha pasado en el paraíso” o bien a inclemencias climáticas. “Son especies que estaban incluidas, pero se ha demostrado que no son aptas para el arbolado de Villa Mercedes”.

Post Author: Redacción Radio UNSL